Las tuberías instaladas sobre, bajo o a lo largo de los puentes tienen un problema universal: el acceso a la tubería principal existente siempre es limitado, lo que hace que las opciones tradicionales de reparación o reemplazo sean extremadamente costosas o incluso imposibles.

En general, muchas tuberías en puentes sufren corrosión y, por lo tanto, ya no son capaces de soportar la cargas provocadas por la presión. Además, se recomienda el mantenimiento preventivo de estas tuberías para proteger la construcción del puente. El sistema Primus Line® es la solución perfecta para este tipo de tubería, ya que el Primus Liner puede cubrir juntas fácilmente y, debido a su flexibilidad, incluso es capaz de adaptarse a la expansión causada por fluctuaciones de temperatura. Además, Primus Line® solo requiere acceso a la tubería existente en ambos extremos y se puede instalar en un solo tramo de más de 1,000 metros o más.

Su lista de seguimiento